4/18/2009

Envidia


Un amaranto plantado en un jardín cerca de un rosal, así se dirigía a él:

-¡Qué flor tan encantadora es la rosa, favorita tanto para Dioses como para hombres. Le envidio su belleza y su perfume!

El rosal le contestó:

-En efecto, querido amaranto, doy flores, ¡pero para una breve temporada! Y si ninguna mano cruel las desprende de mi tallo,
aún así fallecerán tempranamente. Pero tú eres inmortal y nunca te
descoloras, y siempre te presentas con renovada juventud.-

En vez de envidiar virtudes ajenas, veamos primero las grandezas de las nuestras.

2 comentarios:

Dulós, 45 años, periodista. dijo...

No tengo msn... Gandía y Denia, es precioso, me recuerda mi origen de chiquitina y adolescente, Platja d'Aro, Palamós, en Girona... Aunque nací en Granollers. Echo de menos tanto el mar!!!!
Besitos!!!!

cieloazzul dijo...

ES CIERTO!
Las mas de las veces se nos va la vida añorando aqullo que creemos tienen otros, sin darnos cuenta que detro de nosotros se ecuentra la más gande fortaleza y talento!
besos amiga!

Porque tu me amaste

La letra de esta canción no la conocia en español, y al leerla me ha encantado, asi que la dedico a tod@s l@s que habeis llegado a mi vida y me habeis enseñando tanto; con consejos, con vivencias, con dolor, con alegría, optimismo, con VIDA!!... Gracias a tod@s por seguir ahí y hacerme sentir vuestro calor humano a pesar de que la mayoria no nos conocemos; y a quienes tengo la suerte de conocer, como son Ana Patricia, Oscar... mil besos porque son de los regalos mas especiales que la vida me ha ofrecido.