4/08/2007

Marionetas

Todos alguna vez, hemos dejado nuestra vida en manos de otra persona...o le hemos concedido el privilegio de que la rija ...a veces le damos el poder a los demás de manejarla.
Pero somos nosotros mismos los que debemos quitar el poder que jamás se le debe ceder a nadie... regir nuestras propias vidas dejándonos como una marioneta desorientada, buscando cómo enderezar los pasos y seguir, "recomponiendo los hilos".

Afortunadamente no somos marionetas, aunque a veces duela sentirse como tal.

4 comentarios:

Andaya dijo...

Es muy arriesgado poner en manos ajenas la estabilidad personal (por no hablar de la felicidad).
Tal vez por eso, mejor compartir que no dar.

RENÉ dijo...

amiga mía...aquí rené en tu sas..
sabes pepa?..siempre me he planteado cuánto llevamos de marionetas..
creo que cuando me siento dependiente..pero también cuando no comprendo los eventos..
y cuando me es escarpado el camino..
pero sabes qué?
especialmente cuando me dejo de querer..
porque algo en mí sabe que seré vulnerable..
un abrazo grande a la distancia..me ha costado incorporarme..mil gracias por estar siempre,amiga..
cariños..muchos..

Luisita dijo...

Es muy cierto que algunas veces nos sentimos manejados y utilizados, pero no olvides que a veces somos nosotros los que pretendemos manejar la vida de otros o simplemente nos aprovechamos de aquellos que ponen en nuestras manos sus vidas, algunas veces son ellos las marionetas y nosotros... qué venimos siendo?

HUNAB dijo...

me encanto lo que pusiste, disculpa que tenga una imagen tuya pero me encanto esa imagen

Porque tu me amaste

La letra de esta canción no la conocia en español, y al leerla me ha encantado, asi que la dedico a tod@s l@s que habeis llegado a mi vida y me habeis enseñando tanto; con consejos, con vivencias, con dolor, con alegría, optimismo, con VIDA!!... Gracias a tod@s por seguir ahí y hacerme sentir vuestro calor humano a pesar de que la mayoria no nos conocemos; y a quienes tengo la suerte de conocer, como son Ana Patricia, Oscar... mil besos porque son de los regalos mas especiales que la vida me ha ofrecido.