4/05/2008

Cuento hindú


Un buscador espiritual con una fuerte tendencia a dejarse manipular por factores externos fue a visitar a un maestro para plantearle el siguiente problema:
-Maestro, no soy capaz de encontrar la paz interior.
-¿Cuál es el motivo?- interrogó el maestro.
-Lo ignoro. Por eso estoy aquí, buscando tu sabiduría y consejo.
El maestro quedo pensativo unos instantes y dijo:
-Vas a ir ahora mismo al cementerio. Allí te sentarás en medio de las tumbas y pasarás la mañana elevando toda suerte de elogios a los muertos.
El discípulo obedeció y, una vez que hubo cumplido la tarea, regresó.
-¿Has hecho lo que te dije?- preguntó el maestro.
-Así lo he hecho- respondió el estudiante.
-Bien; pues ahora volverás al cementerio y pasarás la tarde vertiendo insultos e injurias a los muertos.
El discípulo volvió a cumplir la orden del maestro.
Llegada la noche, regresó de nuevo.
-Maestro, durante la mañana he ensalzado las virtudes de los muertos con toda clase de elogios, pero por la tarde he ofendido gravemente a esos mismos muertos con grandes insultos. ¿Puedes decirme ahora el objetivo de tus mandatos?
-¿Qué te contestaron los muertos?- preguntó a su vez el maestro-
-¿No se mostraron satisfechos y se vanagloriaron con tus alabanzas?, ¿tal vez se volvieron indignados y coléricos con tus insultos?
-Pero maestro, eso no es posible. ¿Cómo van a reaccionar si están muertos?
-Pues eso es exactamente lo que has de esperar de ti mismo: la ausencia de reacciones, tanto ante las ofensas como ante las alabanzas. Si alguien te insulta y enciende tu cólera, ¿no ves el poder que tiene sobre ti? Si alguien te alaba e inflama tu vanidad, ¿no ves el poder que tiene sobre ti? Tu paz interior la tienes ahora en manos de los demás o en poder de los acontecimientos que te rodean.
Ve y rompe esas cadenas, recupera tu libertad y entonces encontrarás la paz interior

2 comentarios:

charo dijo...

Qué bonito cuento, Pepa!!!...y en qué buen momento lo leo...

Graciasssssssssssss!!!


Charo

Baldomero dijo...

Muy bueno el cuento. En ocasiones hay que actuar asi, como un muerto, como un muerto viviente, impermeable a los elogios o insultos del resto de la gente. Siempre he pensado que en la vida hay que saber ser actor, pero tambien espectador. Felicidades por tu blog.

Porque tu me amaste

La letra de esta canción no la conocia en español, y al leerla me ha encantado, asi que la dedico a tod@s l@s que habeis llegado a mi vida y me habeis enseñando tanto; con consejos, con vivencias, con dolor, con alegría, optimismo, con VIDA!!... Gracias a tod@s por seguir ahí y hacerme sentir vuestro calor humano a pesar de que la mayoria no nos conocemos; y a quienes tengo la suerte de conocer, como son Ana Patricia, Oscar... mil besos porque son de los regalos mas especiales que la vida me ha ofrecido.